Aplicaciones del almidón

El almidón de mandioca es un espesante y estabilizante utilizado en pasteles de frutas, sopas, postres, panes, salsas, de soja y  productos cárnicos. Puede soportar largos  periodos de cocción sin descomponerse.

Los productos hechos con mandioca no pierden calidad al congelarse y recalentarse, porque la mandioca conserva sus capacidades de espesamiento a lo largo de estos procesos.

La mandioca se vuelve clara y similar a un gel cuando se cocina y se disuelve completamente al utilizarse como un espesante.

Muchos productos  contienen almidón de mandioca, preferido por sus propiedades superiores de gelificación, espesantes y  texturizantes.

Los espesantes de almidón no cambian el sabor de los alimentos a los cuales son agregados ya que su sabor es neutro.
El almidón de mandioca espesa rápidamente, y a una temperatura relativamente baja.  Los espesantes de almidón dan a la comida un brillo transparente y lustroso.

El almidón de mandioca crea un relleno perfectamente liso e imparte un alto brillo para un resultado de aspecto sabroso. Es el producto perfecto para utilizar con las frutas de alto contenido ácido o una tarta de tipo reticular.